sábado, 30 de abril de 2011

La causa de Dios - Capítulo 01: Una mirada al abismo

Yo, Juan, vi una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y uno de los ancianos me dijo:

- "Éstos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios, dándole culto día y noche en su templo. El que se sienta en el trono acampará entre ellos. Ya no pasarán hambre ni sed, no les hará daño el sol ni el bochorno. Porque el Cordero que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos."

Apocalipsis 7, 9. 14b-17

Tristeza, angustia, dolor. Lluvia que emborrona la visión y se funde con lágrimas de desesperación. La luz de las farolas iluminando la soledad de Iván. A sus pies, bajo el puente, la autovía sin tráfico a esas horas. A la izquierda, a cien metros, otro puente se elevaba sobre las vías del tren. A la derecha, una hilera de cipreses detrás de la cual se escondía el cementerio municipal, donde enormes y magestuosos panteones contrastaban con humildes nichos apiñados formando pabellones. En él, Carlos era sólo uno más entre los miles que lo ocupaban.

La causa de Dios - Sinopsis

La causa de Dios pretende ser una novela de ciencia ficción que iré publicando periódicamente en capítulos cortos. Narra la historia de varios personajes en un momento crítico de la humanidad en el que se desvelará la naturaleza de Dios y del ser humano.